Santa Cruz de La Palma

Santa Cruz de La Palma

Things to do - general

Se sitúa en la vertiente oriental de la Isla en disposición vertical mar-cumbre, con un total de 43,47 km cuadrados, que supone el 6,12 % del territorio insular. Sus límites están definidos, al Norte con Puntallana por el Barranco Seco, al Sur con Breña Alta por el Barranco de Juan Mayor, al Este el océano y al Oeste la crestería de Cumbre Nueva y La Caldera de Taburiente, lugar en el que se encuentra su punto más elevado (Pico de La Nieve, 2.247 m).

Toda la vertiente se encuentra surcada por profundos barrancos, producto de un largo proceso erosivo sin erupciones que modifiquen el paisaje; el único cono volcánico destacable es la montaña de Tagoja, a 1.097 m de altitud.

La primera ocupación humana, asentada sobre el antiguo cantón de Tedote, se remonta hasta la primera mitad del I milenio a C. Con la llegada de los primeros contingentes de pobladores procedentes del Norte de Africa. Su presencia está constatada en algunos sitios emblemáticos como el poblado de cuevas del Morro de Las Nieves, incluso con presencia de grabados rupestres, canales y cazoletas y La Erita, en las cumbres del municipio (complejo conjunto de grabados rupestres, con más de 300 motivos).

En 1493 se funda la ciudad de Santa Cruz de La Palma y culmina la conquista castellana de la Isla. Pronto la ciudad va a hegemonizar la dinámica sociopolítica y económica de la Isla, estructurándose la nueva sociedad, mezcla y cruce de sangre aborigen, castellana y europea, configurando la idiosincrasia del palmero que manifiesta orgulloso un excesivo amor hacia su tierra.

La Historia de Santa Cruz de La Palma tiene un antes y un después de 1553, momento en el que sus habitantes se vieron sorprendidos, el 21 de julio, por la invasión de 700 corsarios franceses, que durante nueve días fueron dueños de la ciudad, destruyéndola antes de ser expulsados. A partir de aquí se configura la nueva base urbanística, hoy de interés histórico-artístico, y comercial desde el momento en que se implanta, en 1558, el primer Juzgado de Indias, lo que la lleva a un portentoso desarrollo mercantilista (en estos momentos el puerto de Santa Cruz de La Palma es el tercero del mundo). Como consecuencia de esta actividad comercial, la ciudad palmera inició una desenfrenada construcción naval de gran envergadura y de reconocido prestigio. Fue, asimismo importante, la industria sedera, muy reconocida fuera de nuestras islas.

Un hecho crucial en la historia de Santa Cruz de La Palma fue la lucha contra el abuso de poder que ejercían los regidores perpetuos en el Ayuntamiento. La consecuencia fue la elección democrática de los representantes políticos por los vecinos del municipio, en enero de 1773. Esta población fue la primera que estrena la democracia en todo el imperio español y antes que los norteamericanos lograran su independencia y crearan la primera Constitución.

En la segunda mitad del siglo XIX, el interés por la Ilustración lleva a esta ciudad a ser el centro de las nuevas enseñanzas, logias masónicas, publicaciones, museos, hospital municipal, casa de expósitos, nuevos ideales políticos, asociaciones culturales, artes, música, teatro, cine, el desarrollo industrial y tecnológico, tales como la luz eléctrica, telegrafia o la telefonía.

FESTEJOS

Baile de Los Enanos – Baja de La Virgen

es_sc_palma_sc_palma3

Un estrecho vínculo une la tradición festiva con la cristiana mediante celebraciones que se reparten a lo largo del calendario estacional.

Por encima de todas se encuentra la lustral Bajada de La Virgen de Las Nieves desde su santuario del monte hasta la Ciudad; se celebra desde el siglo XVII motivada por los numerosos milagros que los palmeros atribuyeron a su Virgen al saciar sequías, alejar epidemias o apagar fuegos y volcanes.

La Bajada fue declarada en 1965 Fiesta de Interés Turístico Nacional y en ella se suceden, durante más de un mes, numerosos festejos religiosos y populares, entre los que cabe destacar la genuina Danza de Los Enanos, el Minué, Carro Alegórico, el Diálogo entre el castillo y la nave, la Loa…

Declarada como fiesta local, el 3 de mayo se exalta la Cruz; los diferentes barrios revisten, con flores y alhajas, sus cruces. Como contrapunto, es costumbre exponer los mayos – figuras hechas de trapo – adornando la escena.

La Navidad adquiere un tinte especial en las noches amenizadas por suaves y alegres melodías de las rondallas de “Los Divinos” que recorren las calles de la Ciudad.

Por último, destacar la originalidad carnavalera del Día de Los Indianos, cuyo cortejo, vestido de blanco, recorre la calle Real envuelto en una nube de polvos de talco.

indianos

SUGERENCIAS

Entre el mar y la montaña existen numerosas rutas para la práctica del senderismo. Le proponemos dos itinerarios que pueden ser, un corto paseo hacia el santuario de Las Nieves, ascendiendo por el Barranco de Las Nieves, o excursiones de varias horas de camino, como la ruta que cruza la vertiente desde la Capital hasta la ermita del Pino, en El Paso.

Desde el barrio capitalino de Calcinas, se enlaza con el antiguo camino real de La Estrella en dirección al monasterio del Cister, en Breña Alta. Los senderos, perfectamente señalizados, nos conducirán hacia el caserío de Botazo y, desde allí cruzamos el barranco hasta el angosto camino empedrado que discurre bajo el espeso bosque de laurisilva que nos lleva a la cima de la ladera, descendiendo, entre el pinar, hasta la ermita del Pino.

También de largo recorrido es el camino que nos conduce desde el nivel del mar al Pico de La Nieve o viceversa; pasaremos por Mirca, Montaña Tagoja, Fuente Olén hasta culminar a 2.235 m de altitud, sucediéndose los diferentes pisos de vegetación.

PUNTOS DE INTERÉS

La Calle Real

santa-cruz-2

Desde el Puerto a La Alameda (calles O’Daly y Pérez de Brito) discurre de forma paralela al rompiente marino la Calle Real. Sus pulidos adoquines nos cuentan lo intensa que ha sido la historia en esta capital isleña. Constituye la arteria principal de la ciudad y un punto de encuentro para los ciudadanos palmeros. Fue elegida por muchas familias adineradas (castellanas, portuguesas, flamencas, genovesas…) para asentar sus casonas y palacios entre los siglos XVI y XVIII. La importancia comercial de entonces impregnó a la ciudad de una vida sociocultural que se trasluce en la importancia del patrimonio legado.

Los edificios más representativos del poder civil y religioso se dan cita en esta calzada de zaguanes abiertos, llamativas aldabas y grandes ventanas.

iglesia-sc

Castillo Real de Santa Catalina

La fortaleza de Santa Catalina se ubica cerca de La Alameda, en los límites de la Avenida. Los gruesos muros de piedra abrazan este Monumento Histórico Nacional, que formó parte del cinturón defensivo que protegía la ciudad.

Carlos V autorizó al ingeniero italiano Leonardo Torriani a proyectar el trazado del castillo (1585) que repelió los ataques de piratas y corsarios que asediaban al Archipiélago.

Entre sus jardines se encuentra la escultura del artista canario Chirino alusiva a los vientos alisios.

Avenida de Los Balcones

balcones

Santa Cruz de La Palma se aferra a las pendientes del terreno adoptando un trazado urbano escalonado, jalonada de callejuelas que nos conducen por rincones con el encanto marinero de una ciudad que mira hacia el mar.

A la vera del Océano camina la antigua calle de La Marina; las aguas salpican de sal a los visitantes que fotografían las balconadas superpuestas de la avenida. Antaño fueron relegadas a las fachadas traseras de importantes casonas de la calle Real, hoy son bellos miradores privilegiados, tallados en madera, pintados de verde monte, cerrados con discretas celosías o acristalados.

Plazas emblemáticas

Con curiosidad y pausado andar deberíamos visitar las numerosas plazas y rellanos donde las aceras se hacen anchas a la sombra de una ermita o una fuente. Como centro neurálgico de la ciudad está la Plaza de España, arropada por el Ayuntamiento y la Parroquia del Salvador, que constituye el conjunto arquitectónico renacentista más importante del Archipiélago. Las desgastadas escalinatas nos conducirán al barrio alto de San Sebastián, el convento de Santo Domingo y la pequeña ermita de San Telmo.

El regio empedrado de la calle real nos invita a conocer la Plaza de Lo Divino, la cantarina fuente de la Placeta Borrero, culminando en la fresca Alameda. No son álamos sino laureles de indias los que dan sombra a la entrañable escultura del “enano danzarín”. Desde aquí proseguimos a la iglesia de San Francisco, del siglo XVI, en cuyo claustro se encuentra el Museo Insular. En la Plaza confluyen la Escuela de Música y el Centro Artesano de San Francisco.

Iglesias y ermitas

iglesia-sc-2

Hace 500 años los monjes franciscanos y dominicos tocaron tierra palmera, construyeron sus monasterios y las modestas ermitas se multiplicaron con el paso de los siglos. En honor a San José, San Sebastián, San Telmo se conservan estos pequeños santuarios de una sola nave con el encanto de entonces.

Las iglesias fueron tomando porte y los diferentes estilos artísticos se dejaban sentir en las portadas y hermosos retablos. Las gruesas paredes blancas y la sillería de basalto gris son características comunes de la arquitectura tradicional canaria.

Las parroquias de San Francisco, El Salvador, Santo Domingo, La Encarnación, Hospital de Nuestra Señora de Los Dolores, el Santuario de Las Nieves… encierran un vasto patrimonio de pintura e imaginería gótico – renacentista de primer orden. El trueque de azúcar y vino por obras de arte flamenca proliferan en el siglo XVI; en el XVII, los artífices palmeros tienen una técnica barroca con estilo propio lleno de influencias portuguesas, flamencas, andaluzas, mudéjares y americanas.

De exquisitas y complicadas se podrían definir las techumbres que cubren las naves y capillas de nuestros edificios religiosos. Las figuras geométricas se tallas en regias maderas de tea con ingenio y arte de tradición mudéjar.

El Barco de La Virgen

Los mástiles del Santa María despuntan sobre los árboles de La Alameda. Réplica de la carabela colombina que cada cinco años, durante la celebración de La Bajada de La Virgen de Las Nieves, despliega sus velas y cobra vida dialogando con el castillo situado en la Encarnación, al otro lado del barranco.

La estatua de bronce del Enano, desde la plaza, presencia la riña fingida entre la nave y el castillo; sus cañones se disparan estremeciendo cada lustro este rincón palmero con especial sabor festivo. En su interior se aloja el Museo Naval.

Santuario de La Virgen de Las Nieves

Para acceder al Santuario situado a las afueras de la Ciudad, podríamos hacerlo a través del antiguo camino del Planton; encontraremos el Castillo de La Virgen y lo que fue la primera iglesia del Municipio, la Encarnación.

La joya más preciada en el recinto mariano es la imagen de terracota policromada de estilo gótico, que debe su nombre, según cuenta la tradición, a que apagó con la nieve el fuego de un volcán. Dicen que los aborígenes ya veneraban, antes de la Conquista, a la que es hoy la Patrona de la Isla. A esta pieza de apenas medio metro, del siglo XIV, el pueblo palmero le rinde especial devoción. Cada cinco años desciende, en su baldaquino, desde su Santuario hasta la parroquia del Salvador.

En su interior, el Santuario, exhibe un Museo Sacro.

Parque Natural de Las Nieves

La orografía insular nos vuelve a sorprender en esta área natural donde la mano del hombre apenas se ha dejado sentir. La espectacular geomorfología acoge singulares ecosistemas de fauna y flora de gran valor ecológico. Los barrancos santacruceros de Quintero, El Río, La Madera y Dorador forman parte del Parque Natural de Las Nieves, de 5.090 has de extensión.

El hombre ha sabido aprovechar el agua que alimenta este vergel, creando una red de canales, puentes, galerías excavadas, molinos de agua, El Electrón (primera central hidroeléctrica de Canarias)… Todo una cultura en torno al líquido elemento, de la cual extraemos la divulgada estampa de los Molinos de Bellido, localizada en este espacio protegido.

Copyright. Asociación para el Desarrollo Rural de la Isla de La Palma (ADER-La Palma).

Esta entrada también está disponible en: Inglés Alemán Francés Holandés

Casa San Sebastián: Lolina

Casa San Sebastián: Lolina

C/. San Sebastián nº28. 38700, Santa Cruz de La Palma
Casa del siglo XVIII situada en el casco histórico de S/C de La Palma, con vistas a la calle San Seb + info
Casa San Sebastián: Yaiza

Casa San Sebastián: Yaiza

C/San Sebastián nº28. 38700, Santa Cruz de La Palma
Casa del siglo XVIII situada en el casco histórico de S/C de La Palma, con vistas a la calle San Seb + info

Unfortunately there are no self-catering offers at this location at the moment.

Unfortunately there are no tour offers at this location at the moment.

Unfortunately there are no car rental offers at this location at the moment.